El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No parece no, es la misma prensa, son los mismos medios, es falsimedia al servicio del capital, a pago de la CIA, son los servidores del Imperio mintiendo, falseando la verdad, preparando el golpe fascista.

La corta memoria y Venezuela

En esta era digital a ritmo galopante  hacia la segunda década del siglo XXI, es escaso   encontrar interés popular  por recordar integralmente  acontecimientos ocurridos  de hace más de cuarenta años, fuera de los  requerimientos educacionales para los estudiantes  o entre  las minorías interesadas, es decir investigadores de la historia, sociologos  o politólogos,

Y si a eso incluimos  la industria de la idiotización global de los medios que  todo contamina,  se puede entender como impunemente  se aplica al calco contra  la Venezuela de hoy, solo con la diferencia de la época y la tecnología que actualiza el escenario , la  doctrina y operatoria subversiva y  desestabilizadora contra la economía chilena durante el Gobierno de Allende de Chile en los años previos al golpe de estado del 11 de septiembre de 1973  planificada, costeada y dirigida por el   gobierno estadounidenses y sus servicios especiales apoyados por la ITT.

Por: Yoerky Sánchez Cuéllar

Cuando Evita murió, a los 33 años, su cuerpo embalsamado permaneció en la Confederación General del Trabajo de la República Argentina. Derrocado su esposo Juan Domingo Perón, comenzaron los intentos de los burgueses por desahecerse de ella, hasta que un día «desapareció» de la central obrera donde el pueblo le rindiera homenaje.

Hugo_Chavez-1

Por: Luis Britto García
 Tomado de: ALAINET

Por ahora:

No hubo derrota popular más dura que el 27 de febrero de 1989. Al rebelarse contra el Paquete Económico del Fondo Monetario Internacional, millares fueron asesinados en las calles, sin que izquierda ni oficialidad patriótica pudieran coordinar esfuerzos para defenderlos. Casi tan grave como la precedente fue la derrota del 4 de febrero de 1992. Ni masas ni izquierda lograron organizar movilizaciones en su apoyo; decenas de militares patrióticos perdieron vidas o carreras; el triunfo de la derecha parecía definitivo. Por ahora.

No nos engañemos. La disputa por el poder político en Venezuela es sólo un medio para el control de la quinta parte de los hidrocarburos del planeta.