Dos poemas muy imperfectos: Miseria y Bobs Burger Original

infantil

LA MISERIA

Raúl Capote Fernández

Silenciosa se esconde

en el escote de la celebridad de turno

en los escaparates radiantes de las urbes muertas

La miseria se esconde en los noticieros que anuncian sol radiante

en Mikonos, Costa Turqueza, Playa Moroma o Maafushi

En los discursos ahitos de los nostágicos

En los maratones de los filólosofos del día después

Turistas zurdos de la ponencia

especialistas del simpósio que giran años tras años alrededor de la palabra

La miseria se esconde en el silbido de las puertas giratorias

en las jeringas cargadas de humo

Hija bastarda de la derecha, carne de su carne

la torna siniestra el olvido, la costumbre, el hábito de mirar sin verla

cojea por la callles centelleantes con sus perros y paraguas

rota, estrujada, con aliento de zopilote, de aura tiñosa, de cuervos hambrientos

Nadie dice que la miseria huele

que es posible encontrarla de pronto en una esquina, en un pasillo

en un trozo de ventana, al pie de los semáforos.

tiene el olor de la basura

terrible olor a cosa muerta

hálito de boca hambrienta

huele a dolor

a olvido milenario

a paredes mustias

a piel cuarteada

a rebelión perdida

a cañamo y polvo de estrellas moribundas

La miseria es nuestra alma insepulta expuesta  a las moscas y la lluvia

es una bofetada

garfio desesperado que se tiende en busca de una puerta

siempre cerrada, siempre sin camino

gira y gira por las grandes ciudades

y pasamos sin verla.

 

Bobs Burger Original

Por: Raúl Antonio Capote

Lluvia despavorida sobre la ciudad que danza

Fábrica de pizzas Caravelle

La gente

La calle

El pequeño vendedor de chiclets

Budweiser helada

El humo mojado de los cigarros se arremolina

y deja marcas sobre la calzada

Cocacola

Un manto de nubes avanza sobre la playa

Los autos dormidos

Vidrios que ocultan el otro lado del mundo

Bobs Burger Original

La niña ruega que la lleve al cine

Ojos de piedra dura

El mozo trae las pizzas

Mi mamá está cerca

La niña implora

Como uma dama vieja su voz

Jodido mundo

La lluvia borra la sonrisa

Oculta la mirada que se empantana en el alma

La rompe en minúsculos pedazos

Bobs Burger Original parpadea en la esquina

La gente canta

Camina

Danza

Señor lléveme al cine

Donde está tu madre

Cerca bien cerca, parpadean los neones

Las luces

Los autos

La cerveza que se derrama

No se preocupe señor solo tiene que marcar el teléfono

Extiende sus manos

Cocacola bien fría

Y traerme luego de vuelta a casa

La ciudad mágnifica danza

La gente danza

La playa se oculta bajo el manto de nubes

La niña apenas alcanza el borde de la mesa

Sonríe

Máscara de ébano

Ruega

Señor es solo un rato

Un siglo

Una hora

Un minuto

Cuánto hace falta para incendiar el mundo

Llueve

Bobs Burger Original

Pequena flor del abismo

Del luto

Del fuego que no deja nada por dentro

Bossa Nova

Turistas americanos

Señor lléveme al cine

enciendo el yesquero

Nos marchamos,

Ella queda sola en la esquina

Máscara de ébano

Victrola encendida

Señor lléveme al cine

Sola en la noche

Bajo el letreiro parpadeante

Bobs Burger

no pasa nada

no pasa nada

la ciudad no se há detenido

el mundo sigue girando

la Tv anuncia tormenta

Unos ojos dulces me salvan del abismo