Cuba: la vaca sagrada

Diario 90 Noventa

“He conocido a un doctor en filosofía que creía que Cuba era un territorio de la Unión… un funcionario de Washington que pensaba que La Habana era un puerto de los Estados Unidos”¹

Jenks en su estraordinario libro considera a  Cuba como la vaca sagrada de la diplomacia estadounidense y es que la diplomacia yanquí tuvo el sabor y el color del azúcar y el azúcar es un excelente compuesto químico que poseía  la propiedad  de exitar a Washington, nuestra azúcar era del color del dinero y la avaricia no tenía fin.

Los temas de Cuba se discutían a puerta cerrada, había mucha plata por medio, muchos intereses y no solo los que habían, los que les dibujaba el futuro. Eran los amos de una isla estratégicamente situada a la entrada del Golfo, quien la dominara, podía hacer mucho daño a la Unión, si la Unión la dominada, podía controlar…

Ver la entrada original 660 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s