La noche con los pobres de la tierra

5040-fotografia-g

Una de las características más representativas de la música creada en la llamada Década Prodigiosa, es la absoluta convergencia de diferentes géneros en los medios.

En las listas de éxitos de las emisoras en países como Inglaterra, lo mismo podía coincidir un  tema de Stevie Wonder con otro de The Carpenters, que un clásico de Deep Purple.

Por ejemplo, para las primeras semanas de septiembre de 1966, Los Beatles ocupaban el primer lugar del Hit Parade británico con las canciones Eleonor Rigby y Yellow Submarine, mientras una canción cubana, interpretada por The Sandpipers, se adueñó del séptimo escalón durante catorce semanas consecutivas. Era nada menos, que la Guajira Guantanamera (1) con versos de nuestro José Martí.

Sin embargo, aunque al trío norteamericano le corresponde el mérito de haber colocado en los planos internacionales a la conocida pieza, es Pete Seeger, uno de los principales exponentes de la música folk en Estados Unidos, quien durante un concierto en el Carnegie Hall, el 8 de junio de 1963, estrena la versión de la Guajira Guantanamera con versos del Apóstol, para definitivamente, quedar impregnada en la sensibilidad de millones de personas en todo el mundo.

Se cuenta que Héctor Angulo, compositor cubano becado en la Manhattan School of Music, se desempeñaba en 1962 como instructor en un campamento de verano al norte de Nueva York. En dicho lugar, los domingos reunían a un entusiasta multitud  para entonar canciones de los distintos países de procedencia de los asistentes y en uno de esos fines de semana, Angulo coincide con Pete Seeger, quien está de visita en el campamento. Ya el compositor cubano había enseñado la melodía de la Guantanamera a un coro infantil, pero le añade los Versos Sencillos de Martí, propuesta que deja fascinado a Seeger y se la lleva  grabada en una cinta para montarla en su repertorio.

No obstante, todas las anécdotas hasta aquí narradas, no hubieran tenido lugar sin el talento y el carisma de Joseíto Fernández, su creador.

Acostumbrados a las costosas campañas de marketing de estos momentos para el lanzamiento de un artista en el extranjero, quizás cueste trabajo creer que desde la década del 30 del pasado siglo, la música de Guajira Guantanamera interpretada por el propio Joseíto, había conquistado la mayor audiencia posible entre los oyentes de la radio cubana de esa época. Lo mismo para enviar saludos que felicitar por los cumpleaños, la Guantanamera cada vez era más aclamada. Incluso, en los bailables donde actuara Fernández, el público sabía que no podía ser otra la pieza del cierre.

Pero fue con El Suceso del Día que se rompen todos los pronósticos de popularidad, programa que los oyentes, en realidad lo llaman La Guantanamera. Conformado por un espacio radial dramatizado, se representaban de lunes a sabado durante 28 minutos, escenas tomadas de la crónica roja cotidiana como el marido ultrajado o la adultera desenmascarada además de accidentes mortales y los suicidios por problemas económicos. Las décimas cantadas por Joseíto, de alguna manera, movían resortes solidarios con las victimas de tales hechos.

Ya en el proceso revolucionario, Joseíto Fernández convierte a la Guajira Guantanamera en una crónica cantada, inspirada en eventos como la Campaña de Alfabetización o en temas relacionados con la salud, la higiene del trabajo y en las noticias procedentes del exterior. La admiración y el cariño que le profesaba el pueblo cubano a Joseíto por estos tiempos, crece tanto que llega a ser proverbial. Se le esperaba lo mismo en programas de televisión de gran audiencia como San Nicolás del Peladero que en Palmas y Cañas, además que animó durante un año, todas noches del Salón Rojo del Hotel Capri hacia finales de la década del 60. En cuanto a Pete Seeger, este viene de visita a La Habana en 1971 para conocer personalmente a Joseíto Fernández y consolidar así entre ambos una profunda amistad.

Aquella noche de hace 50 años en el exclusivo Carnegie Hall de Nueva York, Seeger (2) no podía haberse imaginado que su decisión de interpretar la Guajira Guantanamera con los versos de José Martí, la convertiría en uno de los temas más cantados en todo el mundo, obligada referencia a la universalidad (3) de una de las obras de mayor arraigo del patrimonio cultural cubano.

Notas

(1) Iraida Sanchez Oliva y Santiago Moreaux Jardines: La Guantanamera. Editorial José Martí, 1999.

(2) En mayo de 1999, se le impone a Pete Seeger la Orden Felix Varela por la Cultura Nacional otorgada por el Consejo de Estado y de Ministros.

(3) Entre los intérpretes que han grabado la Guantanamera, se encuentran: Marco Antonio Muñiz, Dámaso Pérez Prado, Libertad Lamarque, Los Guantanameros, La Sonora Guantanamera, Amina, Julio Iglesias, Joe Dassin, Michel Legrand, Paul Mauriat, Demis Roussos, Joan Baez, José Feliciano, Los Sabandeños, Plácido Domingo, Richard Clayderman, Roger Williams, The Mambo Kings, Trini López, You Know Who, Xavier Cugat, Abelardo Barroso, Leo Brouwer, NG La Banda, Ramón Veloz y Coralia Fernández, Orquestas Original de Manzanillo y Dan Den, Trío Taicuba, Jorge Luis Chicoy, Dúo Confluencias, Ñico Rojas, Orquesta Aragón, Grupo Ismaelillo, Coro Nacional de Cuba, Chucho Valdés y El Indio Naborí.

(Tomado de Portal Cubarte)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s