Ha fallecido Juan Gelman (+ poemas)

Juan-Gelman-ganador-Cervantes-580x428

El periodista y escritor argentino Juan Gelman falleció a los 83 años esta tarde en la      ciudad de México, donde residía desde hace más de 20 años.

“Murió tranquilo, en su casa, rodeado de su familia (…), de una enfermedad que se llama síndrome de mielodisplasia”, dijo una fuente de la familia que prefirió mantener en reserva su identidad.

El fallecimiento se produjo hacia las 16.30 hora local (22.30 GMT), agregó.

“En estos momentos estamos esperando asuntos de trámite y mañana será el velatorio”, añadió la misma fuente de la familia y dijo que “no va a haber ningún acto oficial”.

El escritor nació en Buenos Aires en 1930 y salió de Argentina en 1976 para exiliarse en México huyendo de la dictadura militar en su país.

Gelman fue hijo de inmigrantes rusos, se inició en la poesía desde muy pequeño, orientado por su hermano Boris quien fue un lector compulsivo. Abandonó su carrera de Química para dedicarse por completo al destino de las letras.

UNA VIDA MARCADA POR LA DICTADURA.

Durante la época de la dictadura argentina, Gelman sufrió el secuestro de su hija Nora Eva, y la desaparición de su hijo Marcelo Ariel y de su nuera María Claudia Iruretagoyena.

Luego de una intensa búsqueda por varios años, el 7 de enero de 1990 el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de su hijo Marcelo, encontrados en un río de San Fernando dentro de un tambor de grasa lleno de cemento. Se determinó también que había sido asesinado de un tiro en la nuca.

Fue hasta 1998 Gelman descubrió que su hija fue llevada a Uruguay por medio del Plan Cóndor, que vinculaba a las dictaduras sudamericanas y Estados Unidos, y que había sido mantenida con vida al menos hasta dar a luz a una niña en el Hospital Militar de Montevideo.

En 2000 la nieta de Gelman, Andrea, fue encontrada y Gelman pudo reunirse con ella.

De su obra poética se destacan las publicaciones Violín y otras cuestiones en 1956, En el juego en que andamos, en 1959, Gotán, en 1962, Los poemas de Sidney West en 1969, Fábulas, en 1970.

En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Poesía en Argentina, el premio Juan Rulfo en el año 2000, en 2004 el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde, en 2005 los premios Iberoamericano Pablo Neruda y Reina Sofía de Poesía, y en el año 2007 el Premio Cervantes

(Con información de EFE)

Vea aquí los artículos de Juan Gelman en Cubadebate

Poemas

Fidel

Del poemario “Gotán” (1962).

Dirán exactamente de Fidel

gran conductor el que incendió la historia etcétera

pero el pueblo lo llama el caballo

y es cierto Fidel montó sobre Fidel

un día se lanzó de cabeza contra el dolor contra la muerte

pero más todavía contra el polvo del alma la Historia

parlará de sus hechos gloriosos

prefiero recordarlo en el rincón del día en que miró su tierra

y dijo soy la tierra en que miró su pueblo y dijo soy el pueblo

y abolió sus dolores sus sombras sus olvidos

y solo contra el mundo levantó en una estaca su propio corazón

el único que tuvo lo desplegó en el aire como una gran bandera

como un fuego encendido contra la noche oscura

como un golpe de amor en la cara del miedo

como un hombre que entra temblando en el amor

alzó su corazón lo agitaba en el aire

lo daba de comer de beber de encender

Fidel es un país yo lo vi con oleajes de rostros

en su rostro la Historia arreglará sus cuentas allá ella

pero lo vi cuando subía gente

por sus hubiéramos buenas noches Historia

agranda tus portones entramos con Fidel con el caballo

Epitafio

Un pájaro vivía en mí.

Una flor viajaba en mi sangre.

Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces me quisieron.

También a mí me alegraban: la primavera, las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

Aquí yace un pájaro. Una flor. Un violín.

Oración

Habítame, penétrame.

Sea tu sangre una como mi sangre.

Tu boca entre a mi boca.

Tu corazón agrande el mío hasta estallar.

Desgárrame. Caigas entera en mis entrañas.

Anden tus manos en mis manos.

Tus pies caminen en mis pies, tus pies.

Árdeme, árdeme.

Cólmeme tu dulzura.

Báñeme tu saliva el paladar.

Estés en mí como está la madera en el palito.

Que ya no puedo así, con esta sed quemándome.

Con esta sed quemándome.

La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

Límites

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí la sed, hasta aquí el agua?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el aire, hasta aquí el fuego?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el amor, hasta aquí el odio?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el hombre, hasta aquí no?

Sólo la esperanza tiene las rodillas nítidas. Sangran.

Alza tus brazos…

Alza tus brazos, ellos encierran a la noche,

desátala sobre mi sed, tambor, tambor, mi fuego.

Que la noche nos cubra con una campana,

que suene suavemente a cada golpe del amor.

Entiérrame la sombra, lávame con ceniza, cávame del dolor,

límpiame el aire: yo quiero amarte libre.

Tú destruyes el mundo para que esto suceda

tu comienzas el mundo para que esto suceda.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s