¿Es Cuba un país terrorista? III. La Asfixia económica.

Por: Raúl Antonio Capote

campo_cubano_las_villas-1024x768

          La estrategia de matar por hambre a todo un pueblo, es o no un acto terrorista

Desde el triunfo de la Revolución el gobierno de los Estados Unidos se propuso, entre las medidas más importantes para ponerle fin, lograr la asfixia económica para que la escasez, el hambre y las necesidades materiales creen el desaliento en la población y que esta se alce contra el gobierno. El 6 de abril de 1960, el Subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de los EE.UU. Lester D. Mallory, redactó un memorando en el que afirma:

“No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución es a través del desencanto y el desaliento basado en la insatisfacción y las dificultades económicas. Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros a Cuba para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Esta política de asfixia ha sido llevada con extremo rigor por parte del Gobierno de los Estados Unidos, persiguiendo nuestras transacciones comerciales por todo el mundo, penalizando a las empresas, bancos y gobiernos que negocian con Cuba, aprobando leyes que impiden el comercio con empresas norteamericanas, saboteando las compras de la Isla, realizando actos de terrorismo para destruir nuestras industrias, plantaciones agrícolas, tiendas, etc.

Las plantaciones agrícolas han sido objeto de ataques constantes de bioterrorismo, así los alimentos de más demanda para la población han sido destruidos, como la papa en los 90 en pleno Periodo Especial, cuando el país había perdido, producto de la caída del campos socialista, el 85% de su comercio, las plantaciones de frijoles fueron arrasadas, los tomates y otros muchos productos agrícolas.

Fiebre-porcina

Contra el ganado vacuno, las aves y los cerdos se han desarrollado ataques permanentes, cada vez que el país logra recuperarse se repiten las acciones de guerra biológica con más virulencia.

En la medianoche del 31 de diciembre de 1958, una semana antes de que el jefe guerrillero Fidel Castro hiciera su entrada en la capital. Fueron recibidos con los brazos abiertos en Miami malversadores y asesinos que se llevaron consigo nada más y nada menos que 424 millones de dólares (de esa época) del tesoro de la República, que rápidamente se depositaron en bancos norteamericanos.

Ni un solo centavo del robo de los secuaces de Fulgencio Batista fue devuelto a Cuba. La impunidad de los autores y el disfrute seguro de los fondos sustraídos no conocieron excepción alguna.

Principales medidas de carácter público del bloqueo económico decretadas después de alcanzar éste sus rasgos básicos en 1963.
– En mayo de 1964 se decreta la prohibición total de embarques de alimentos, medicinas y equipos médicos, aunque en la práctica habían dejado de efectuarse con anterioridad a este decreto.
– En la Novena Conferencia de Consulta de la OEA, realizada en Washington el 26 de julio de 1964, se llamó a los gobiernos latinoamericanos para interrumpir todo intercambio comercial directo o indirecto con Cuba.
– El 6 de octubre de 1964, el Departamento de Comercio prohibió que barcos extranjeros llegaran a puertos norteamericanos para abastecerse de combustible si su pretensión era llegar a puertos cubanos o habían estado allí el o después del 1º de enero de 1963.
– En octubre de 1964, el Congreso aprobó el Programa de liquidación de las reclamaciones cubanas, según una ley de 1949 para establecer mecanismos para justificar o certificar las reclamaciones de pérdidas sufridas por ciudadanos norteamericanos en otros países, recepcionando en el período establecido para ello, entre noviembre de 1965.
– Amparado en su poder de veto sobre el Fondo Monetario Internacional, en 1964 Estados Unidos logró la separación de Cuba de este organismo financiero, privándola de fondos del Banco Mundial y cerrando de esta manera toda posibilidad de utilización de los mecanismos financieros internacionales del sistema capitalista.
– En 1965 se modificó el sistema del grupo de países del Departamento de Comercio, en países de grupos T, V, W X y Z. Cuba fue ubicada en el grupo Z, categoría más restrictiva.
– En 1969, el Departamento de Comercio enmendó sus disposiciones sobre exportaciones, declarando expresamente que su política era denegar todas las solicitudes para exportar mercancías y datos técnicos a Cuba.

En octubre de 1992 fue aprobada por el presidente Bush la Ley para la Democracia en Cuba (Ley Torricelli) Sus elementos básicos con respecto al bloqueo fueron prohibir el comercio con Cuba de las subsidiarias de compañías norteamericanas establecidas en otros países; prohibir a los barcos que entraran a puertos cubanos, con propósitos comerciales, tocar puertos de Estados Unidos o en sus posesiones durante los 180 días siguientes de haber abandonado el puerto cubano, así como establecer sanciones a los países que brindaran asistencia a Cuba, según penalidades previstas en la Ley de Comercio con el Enemigo.

El 12 de marzo de 1996 se firma y entra en vigor en septiembre del propio año la Ley Helms-Burton. El engendro jurídico presente en la Ley articula en una sola pieza las medidas de guerra económica con aquellas otras encaminadas a alentar la subversión interna y estimular el retorno del capitalismo a nuestra patria.

Un ejemplo de cómo el Congreso norteamericano desarrolla su política de guerra económica, es la manipulación de la información con respecto a Cuba como supuesto país promotor de actividades terroristas contra propiedades o intereses norteamericanos, categoría en la que se nos incluyó en el informe del Departamento de Estado al Congreso en 1982 y del cual, a partir de entonces, nunca hemos sido excluidos, a pesar de que hasta en Estados Unidos, muchos reconocen que ello está motivado no tanto por la realidad como por motivaciones y presiones políticas de representantes anticubanos en el Congreso.

Esto ha permitido al Congreso aprobar leyes que intentan ratificar o aprovecharse de tal clasificación para incrementar las medidas anticubanas, ejemplo cimero de lo cual son las leyes Torricelli y Helms-Burton, así como la mayoría de las legislaciones sobre comercio internacional y sanciones donde se impone a Cuba un trato discriminatorio, con el pretexto de su inclusión en tal categoría, derivándose de ello, entre otras, medidas para a impedir el comercio de medicinas y alimentos hacia Cuba; impedir nuestro acceso al financiamiento internacional; despojarnos de los fondos congelados en Estados Unidos, y de igual modo prohibir a Cuba la exportación de tecnología.

La guerra económica de los Estados Unidos contra Cuba prohíbe que los artículos que EEUU importe de cualquier país contengan materias primas cubanas. El Gobierno de los EEUU persigue a escala planetaria a través de las embajadas y agencias norteamericanas toda gestión de negocios de Cuba. No permiten el acceso de Cuba al sistema financiero norteamericano e internacional. Cuba no puede emplear el dólar estadounidense para sus transacciones externas. Cuba no puede comprar libremente como cualquier otro país en el mercado norteamericano ni exportar libremente como cualquier otro país al mercado norteamericano. No permite a los ciudadanos estadounidenses viajar libremente como turistas a Cuba. No Autoriza a las compañías norteamericanas a invertir en Cuba. No existen regulaciones para la protección de marcas y patentes cubanas en EEUU las que son robadas sin ningún recato.

¿La estrategia de matar por hambre a todo un pueblo, es o no un acto terrorista y más que eso una política de genocidio?
Entonces ¿quiénes son los verdaderos terroristas?