Estados Unidos “democratiza” a golpe de Tomahawk”

Por: Raúl Antonio Capote.

45510_317299511715200_2143481412_nMientras se decidía en el Senado de los Estados Unidos la suerte de Siria, el senador John McCain   jugaba al póker en su teléfono móvil. Todo estaba determinado de antemano, él lo sabe, la gente que manda en USA ha dado la orden y Obama declara “tenemos misiles de razones para atacar a Al- Assad”, solo falta por determinar dónde queda Siria, otro de esos oscuros rincones del mundo.

Según El Mundo Today “El Presidente se ha reunido con miembros de su gabinete para averiguar dónde queda Siria, confirmó el lunes por la mañana el jefe de la Casa Blanca, explicando que sabe perfectamente que la situación de Siria es muy complicada, concretamente porque ningún político americano es capaz de situarla en un mapa, “por lo que recurriremos a nuestros aliados para localizarla”.

Obama, prometió que “esté donde esté, conocerá la justicia americana”. Un senador ¿pacifista? lo increpó “¿Pero cómo aseguran que usaron armas químicas si no saben dónde está? Entonces McCaín alzó su brazo y con una media sonrisa en los labios mostró orgulloso la pantalla de su Smartphone donde se veía un mapa del juego  Call of Duty. “Aquí está” y señaló Alaska.

Obama-jedi-mind-meld

Quién le iba a decir a los nativos norteamericanos que su arma de guerra, esa misma que usaron contra los que armados de fusiles fueron a “civilizarlos”,  sería utilizada para “democratizar” al mundo.

Los misiles Tomahawk son fabricados por las compañías de EEUU Raytheon y Lockheed Martin y cuesta alrededor de 1,4 millón de dólares.  Este misil dispone de un sistema de guiado teledirigido que programa su vuelo con información suministrada por satélites espías. Una vez en vuelo, compara el mapa del terreno almacenado en su ordenador con el territorio que sobrevuela a 30 metros de altura, evitando los radares y corrigiendo su trayectoria hasta dar en el blanco con un posible error de 280 metros.

Casi nada, multipliquemos 50 misiles por  1,4 millones de dólares, cuantas cosas se podrían hacer en beneficio del pueblo de los Estados Unidos, de los millones de pobres, de desempleados, de las minorías, entre ellas los nativos “civilizados” hasta  ser casi exterminados, pasando de mayoría a minoría.

Bashar Al Assad cuenta con el apoyo del 70% de la población en Siria. Quién tiene derecho a elegir qué forma de gobierno y cómo son gobernados los sirios, Al Assad ha sido demonizado por la gran prensa lo que no es raro, el  Imperio, que es lo más antidemocrático del mundo, gobernado por una plutocracia cada vez más pequeña y poderosa, se abroga el derecho a decidir qué tipo de gobierno deben tener los demás, (ojo, si los que van a llevar la “democracia” a Siria son los “rebeldes” caníbales, pobre pueblo).

Ahora los van a “democratizar” a bombazos y misiles, a golpe de Tomahawk, no solo por petróleo o por gas,  sino por geopolítica, por poder, porque estamos en medio de una nueva repartición del mundo y los EEUU se lanzaron a adueñarse de su trozo de pastel.

El asesor de McCain le susurró al oído “señor esa que señaló es Alaska  y creo que es la tierra de su amiga Sarah Palin” El Senador miró socarronamente a sus colegas y bajó el dedo hasta situarlo sobre Washington

Ya sabiamente localizada Siria el Presidente se colocó sobre la nariz  los Google glass,    enarboló el Tomahawk y lanzó su grito de guerra “yes, we scan, carraspeó, if we can kill y sonrió feliz.

Related articles