La frustración del escritor”disidente”

Por: Jorge W. Cobo

solzhenitsynoffice

Se narra en las  memorias adjudicadas a  Nikita Jruschov  que Stalin acostumbraba a invitar a sus colaboradores más cercanos en su casa de campo a  cenas en la que abundaba el vodka, el pescado salado y donde  casi siempre el mandatario lo instigaba a bailar la típica danza rusa sobre las piernas flexionadas, lo que hacia torpemente para deleite del anfitrión y de los presentes.

Posiblemente esta anécdota la tuviera presente Nikita Jrushov, años después cuando al frente del Estado Soviético en 1956, llegó al convencimiento y a la valiente decisión de denunciar las ¨graves violaciones de la legalidad y las desviaciones del culto a la personalidad cometidas por Stalin¨, – durante el XX Congreso del Partido Comunista de la URSS de ese año y que fueron recogidas en un informe secreto, a la reunión que lo fue por pocos meses, hasta que según versiones,  la inteligencia israelí lo obtuvo e hizo público.

Ese  histórico congreso cambió la vida de miles de ciudadanos soviéticos que fueron encarcelados y sufrieron represiones por muchos años y a quienes se les rehabilitó.   Uno de ellos el escritor, matemático e historiador  Alexander Solzhenitsyn, quien cumplió ocho años de prisión, sobresaldría  por  iniciar una parábola en la vida intelectual y política del país, caracterizada por una mirada crítica al pasado estimulada oficialmente,- y que fueron temas  de varios de sus libros en las que abordó las atrocidades de los centros de reclusión en los que estuvo. Pero sus ideas iban  mucho más  allá de los marcos de la crítica  a Stalin.
Los máximos culpables el Zar y Hitler

Era partidario de demoler el socialismo hasta los cimientos, asumió un nacionalismo ruso extremo y  consideró al zar  Nicolás II el primer culpable de la desgracia de Rusia ya que según él, fue incapaz de aniquilar a los bolcheviques oportunamente e impedir llegaran al poder mediante  la Revolución  de 1917. Acusó a Lenin de  genocidio junto con Stalin y de usar cámaras de gas para asesinar a prisioneros.

Solzhenitsyn combatió como capitán de artilleria durante la II Guerra Mundial, tomó parte en  varias batallas  y por enviar unas cartas criticando a Stalin fue condenado a 8 años de prisión en 1945 cuando todavía era militar.

La experiencia que adquirió en los campos de batalla y en la prisión  le hizo encontrar a otro gran culpable además del Zar de la conservación del comunismo en su patria  en la figura de Hitler, quien al margen de ideologías, anunció que Alemania se anexaría a  Rusia y sus habitantes serían eliminados y los supervivientes servirían como esclavos del nuevo imperio.  En la guerra  cumplió con parte de su programa y tenía la idea de destruir Moscú y convertirlo en un lago y desaparecer para siempre la nacionalidad rusa.

No obstante estos antecedentes históricos en 1990 el escritor ruso,  escribió al referirse a la invasión alemana en su obra ¨El problema ruso a finales del siglo XX¨, que la gente se entregaban voluntariamente a los soldados alemanes y agregó  (…)  ¨En los primeros meses de la guerra, el poder soviético podría haber sucumbido fácilmente y habernos dejado libres de no haber sido por el empecinamiento y soberbia raciales de Hitler, que hicieron ver claro a nuestras sufridas gentes que el pueblo no podía esperar nada bueno de la invasión alemana. Esta era la única fuerza de Stalin¨.

Además rindió homenajes a los soviéticos que pelearon al lado de los alemanes y considero que ocuparan ¨una página insigne de valentía en la historia de Rusia¨.

386580Publicó su primera novela autobiográfica en 1962  de gran éxito editorial en la URSS  y en el extranjero “Un día de Ivan Desinovich” en la que narra la vida en un campo de reclusos en la etapa de Stalin. Tema que fue recurrente en su otro libro ¨EL archipiélago e Gulap¨, pero más ampliado y basado en testimonios de cientos de ex reclusos, según explicó.

Cuando todavía residía en la URSS, separado de todas las instituciones culturales  oficiales y vigilado por los servicios secretos,  pero  promovido por la prensa occidental y sus órganos de información como el principal  pivote de todo el movimiento intelectual disidente en ese país y en el entonces campo socialista,- le fue entregado el Premio Nobel de Literatura  1970.

Las autoridades le retiraron su nacionalidad soviética en 1974 y lo  expulsaron  a Suiza. Posteriormente se traslado a los EEUU donde siguió escribiendo hasta completar alrededor de alrededor de 20 libros  y cientos de artículos. Regresó a su patria tras la caída del socialismo en 1994.

La mano extendida de Boris Yelsin

Pero para el entonces Presidente Ruso Boris Yelsin  que esperaba recibirlo en el Kremlin con toda pompa, le aguardaba una gran sorpresa. Lo dejo con la mano extendida y al llegar el escritor sentenció en “En Rusia no hay democracia” y se dedicó a viajar por todo el país para divulgar sus puntos de vista

Inició una campaña para denunciar el estado de corrupción de los nuevos ricos y oligarcas  rusos y su vinculación con el gobierno. En sus artículos y conferencias  acusó a los dirigentes rusos de desarmarse unilateralmente frente a los EEUU dejar de atender el nivel de vida de los militares  y llevar a la miseria a la mayoría del pueblo ruso.

También atacó los cambios  en la sociedad y dijo (…)”Pero si alguien me pregunta si yo pondría a occidente tal como es el día de hoy como ejemplo para mi país, francamente tendré que responder: no. Yo no puedo recomendar esta sociedad en su presente estado como ideal para la transformación del nuestro”.

Y agregó en otra ocasión “No tengo ninguna esperanza en Occidente, y ningún ruso debería tenerla. La excesiva comodidad y prosperidad han debilitado su voluntad y su razón”. Proclamaba que Occidente carecía de recursos morales y espirituales para resistirse a su propia decadencia.”
A pesar de estas declaraciones Solzhenitsyn  hasta el final de sus días mantuvo contactos con el  gobierno de Estados Unidos.

En  un cable desclasificado por Wikileaks de 4 de abril del 2008, que refleja una entrevista del intelectual con el embajador estadounidense en Moscú William J. Burns, se expresa: “Como hizo en una entrevista concedida a Der Spiegel en el 2007, Solzhenitsyn contrastó de manera positiva los ocho años de gobierno de Putin con los de Gorbachov y Yeltsin, de los que dijo que habían”añadido al daño hecho al estado ruso por setenta años de mandato comunista.”

En otra parte  del informe se explica que el escritor se opuso a los planes de Ucrania de acercarse a la OTAN, estimulados por los norteamericanos  y expresó  su preocupación sobre la pobreza y la creciente desigualdad entre los ricos y los pobres en Rusia.

Por supuesto Solzhenitsyn no había cambiado para nada sus profundas convicciones anti comunistas. Fue un analista  objetivo y testigo del desastre que siguió a la caída del socialismo en la URSS, para  lo cual  luchó toda su vida, solo que llegado el momento sus sueños no se correspondieron con la dura realidad  y tuvo la honestidad de denunciar los nuevos males que se entronizaban en su patria. El escritor murió el 4 de agosto de 2008 en Moscú, a causa de un ataque cardíaco a los 89 años de edad y le fueron rendidos altos honores por el estado ruso.

4 comentarios en “La frustración del escritor”disidente”

  1. Muchos años después de la caída de la Unión Soviética se han vuelto a estudiar las circunstancias que rodearon la muerte de Stalin. No faltan autores como el historiador ruso Vladímir P. Naumov o Jonathan Brent (catedrático de Historia en Yale), que afirman que fue envenenado por Beria, quien al poco de su muerte llegó a decir ante el Politburó: “Yo le maté, le maté y os salvé a todos” (según relata el propio Nikita Jrushchov en sus memorias). Sin embargo esta tesis nunca ha sido demostrada ni reconocida, como tampoco la del posible enfrentamiento final entre Stalin y el Politburó. De este modo, la causa oficial de su muerte sigue siendo una apoplejía provocada por su hipertensión.

    Me gusta

  2. Just want to say your article is as surprising. The clarity in
    your post is simply great and i could assume you’re an expert on this subject. Well with your permission allow me to grab your feed to keep updated with forthcoming post. Thanks a million and please carry on the rewarding work.

    Me gusta

  3. Quizás no sea este el lugar, pero no sé dónde dejarlo. Me gustaría encontrar en España, concretamente en Barcelona, el libro de Chavarría JOY; y también, las arenas bajan limpias, o un título similar, de un escritor llamado, Betancor. Si alguien le puede ayudar, le estaría agradecido. Si estuvieran en PDF, me iría bien. Si alguien lo logra, mi correo es: upprometeo@gmail.com

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s