El comunismo una aspirina del tamaño del sol

u876543b

Un pequeño homenaje a los trabajadores del mundo por su día. Poemas de Roque Daltón.

SOBRE DOLORES DE CABEZA (Roque Daltón)

Es bello ser comunista, aunque cause muchos dolores de cabeza.
Y es que el dolor de cabeza de los comunistas se supone histórico, es decir que no cede ante las tabletas analgésicas sino sólo ante la realización del Paraíso en la tierra. Así es la cosa.
Bajo el capitalismo nos duele la cabeza y nos arrancan la cabeza. En la lucha por la Revolución la cabeza es una bomba de retardo. En la construcción socialista planificamos el dolor de cabeza lo cual no lo hace escasear, sino todo lo contrario.
El comunismo será, entre otras cosas, Una aspirina del tamaño del sol.

XVI. Poema

Las leyes son para que las cumplan los pobres. Las leyes son hechas por los ricos para poner un poco de orden a la explotación. Los pobres son los únicos cumplidores de leyes de la historia. Cuando los pobres hagan las leyes ya no habrá ricos.

De nuevo acerca de las contradicciones en el seno de la poesía.

Nuestra poesía es más puta que nuestra democracia c on sus párpados puede corromper a la juventud trompeta de burdel sonada hacia el horizonte a lomos de una vaca a punto de desintegrarse pero ducha en el póker de los siglos.

Cristo con bello chaleco de jazzista clavado químicamente a su propio milagro el poeta simularà una esplémdida mudez pensando que tan sólo la ciudad es náufraga

Rezo a tu tempestad imploro suplico cara a cara por tu tempestad gozne junto de goce flete de oro hacia el desierto que clama por la sal

Crema de lástima emboscada flagrante todo esto es sólo una erizante broma cuando no lloras eres espantoso como un payaso de caucho descolorido por la corriente

La poesía es el cubo de la leche de burra donde cayó la estrella por quienes todos preguntan

Otra jugarreta de la locura y perdería mi puesto de centinela formidable cayendo como la lengua de un ahorcado hasta una jaula llena de lobos frágiles

Una erizante broma nada más emboscadas flagrantes puta poesía para disimular

Acta

En nombre de quienes lavan ropa ajena
(y expulsan de la blancura la mugre ajena).
En nombre de quienes cuidan hijos ajenos
(y venden su fuerza de trabajo
en forma de amor maternal y humillaciones).
En nombre de quienes habitan en vivienda ajena
(que ya no es vientre amable sino una tumba o cárcel).
En nombre de quienes comen mendrugos ajenos
(y aún los mastican con sentimiento de ladrón).
En nombre de quienes viven en un país ajeno
(las casas y las fábricas y los comercios
y las calles y las ciudades y los pueblos
y los ríos y los lagos y los volcanes y los montes
son siempre de otros
y por eso está allí la policía y la guardia
cuidándolos contra nosotros).
En nombre de quienes lo único que tienen
es hambre explotación enfermedades
sed de justicia y de agua
persecuciones condenas
soledad abandono opresión muerte.
Yo acuso a la propiedad privada
de privarnos de todo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s