¿Quién dijo que todo está perdido?

Los Alabarderos  del fin del socialismo anuncian a los cuatro vientos, el fracaso del modelo cubano. Cuando hablo de la claque antisocialista, contrarrevolucionaria y servidora del poder global del capitalismo, me refiero a toda la claque, no solo a los que medran en tierras del norte, hablo de los oportunistas más o menos solapados que habitan estos lares, a los cultores del fracaso que utilizan sin sonrojo las banderas rojas y fingen estar más a la izquierda que nadie, a los nuevos anarquistas (si Bakunin resucitara las escupiría el rostro) hasta falsos trotskistas han surgido de la nada (igual seguro haría Trotsky que Bakunin) y los de siempre, los asalariados, más conocidos e identificados sin tapujos con el Imperio.

Cuba, esta Revolución que nunca dejó de evolucionar, hoy se revoluciona desde adentro, desde sus raíces, porque señores, esa es su esencia. Ese es el principio que la ha mantenido firme aún cuando el modelo socialista este europeo se fue a bolina, aquí se detuvo el efecto dominó, aquí se trancó el juego y cuando viramos las fichas, teníamos de nuevo la victoria en las manos.

Dicen que el modelo de Fidel ha fracasado ¿Cómo?, me pregunto asombrado ¿Dónde? Y les pregunto entonces a los sabios defensores del fracaso. ¿Acaso Cuba no ha logrado vencer en estos más de 50 años a una brutal guerra económica? ¿Qué modelo sobreviviría a la salvaje agresión en el campo de la economía, que sobre todo, en los últimos 20 años, ha perseguido con saña cada negocio que emprendemos, a cada empresa que pretende negociar con Cuba, que niega financiamientos, acceso a créditos y préstamos, que persigue a los bancos extranjeros, que presiona a los inversores, que castiga a las empresas que compran o venden en Cuba o comercializan productos cubanos? Ningún país en la historia de la humanidad ha enfrentado tal agresión del país más poderoso del mundo. En el mundo de hoy ningún proyecto se puede hacer sin financiamiento, sin créditos, sin inversiones, bueno Cuba tiene que hacerlo.  Todo lo que compra tiene que pagarlo al contado, muchas veces al doble de su costo, en mercado lejanos.

¿Cómo puede tildarse de fracasado un modelo que venció el Periodo Especial, situación dramática que solo una sociedad como la  nuestra podía resistir y salir de ella? ¿Qué modelo, que país puede sobrevivir  a la pérdida de más del 80% de su mercados, de la fuente principal de suministro de petróleo y su derivados y del 90% de sus materias primas? Bueno el cubano.

¿Qué pueblo podía salir vencedor de una situación, en la que en un acto increíble de crueldad, nuestro vecino apretó el dogal para hacernos rendir por hambre y miseria y creó más y nuevos mecanismos y leyes para asfixiarnos? Bueno el pueblo cubano.

El pueblo cubano se ha visto obligado, como pocos en el mundo, a defender su derecho a la libre determinación, a la libertad y a la existencia misma como nación, comprometiendo cuantiosos recursos materiales y humanos, incluida la vida de miles de sus mejores hijos. Como resultado de no menos de 681 acciones de terrorismo y agresiones que han sido probadas y documentadas, han perdido la vida 3,478 compatriotas.

El “fracasado” modelo cubano exhibe una obra cultural que representa una de las más altas expresiones del sentido humanista, universal y democrático de la Revolución. Cuba cuenta hoy con una impresionante red de instituciones culturales en todo el país, que incluye librerías, salas de video, etc.

Con la fundación de las Escuela Nacional de Arte en 1962 se dio inicio a una de las obras más hermosas de la Revolución, la enseñanza artística, que hoy cuenta con un gran prestigio internacional.

En nuestro país, el arribo tardío de Internet se debió al hecho de que hasta mayo del 1994 estuvo bloqueado por EEUU, el acceso de los cubanos a los sitios de Internet. La Ley Torricelli, de 1992, reforzó el bloqueo e identificó las comunicaciones como una manera de debilitar a Cuba. En un mundo donde millones de personas no han visto nunca un teléfono, ni tienen esperanza alguna de acceder, porque muchos no saben leer ni escribir, cómo se puede hablar de acceso libre a la red de redes.

El bloqueo estadounidense obliga a Cuba a utilizar un ancho de banda y conexión al satélite costoso y lento, cada vez que intentamos añadir un nuevo canal a Internet, la contraparte estadounidense debe obtener la licencia apropiada del Departamento del Tesoro. (Licencia que no es otorgada) Pero este modelo “fracasado” lleva adelante estrategias que permiten convertir las TIC en instrumentos a disposición de las transformaciones socioculturales. El uso de Internet y de las TIC se hace creativamente y potenciando el mayor beneficio social. Nuestro país cuenta hoy con una moderna Universidad que forma a especialistas de alto nivel en la informática y las comunicaciones, Universidad que comienza a alcanzar gran prestigio internacional.

Podríamos extendernos en todo lo que este país ha logrado en áreas como la salud y la educación, donde se logra cobertura completa, absoluta y gratuita, en el campo de la hidráulica, en la biotecnología, en la construcción de carreteras, en la electrificación del país y en muchas otras ramas más. Errores se han cometido, utopías motivadas por que este modelo potencia al ser humano por sobre todas las cosas. El interés material individual, el egoísmo es la palanca del capitalismo, nuestra sociedad, ajena a la explotación del hombre por el hombre, no la elevó como categoría del desarrollo, si de algo se nos puede culpar fue de intentar construir una sociedad lo más justa e igualitaria posible sin tener en cuenta esa palanca.

Cuba no ha renunciado a construir el socialismo, no hemos dejado de soñar y trabajar por el triunfo del comunismo. Los falsos profetas, pretenden lograr que nos desmovilicemos, escudados en  banderas rojas hiladas en Washington, dicen que es el fin, que se acabó el “sueño” Nuestro modelo se perfecciona adaptándose creativamente, como nos enseñaron Marx, Engels, Lenin y Fidel a las nuevas condiciones del mundo que nos tocó vivir.

En este mundo unipolar, donde algunos se aprestan a llevar el dogal que les ofrece el capitalismo y otros se conforman con ponerse algodones en la llaga, pero donde otros muchos se sacuden el yugo, los cubanos revolucionarios proclamamos como en la canción Quien dijo que todo está perdido, nosotros ofrecemos nuestro corazón. Porque de corazón fue, es y será esta gran obra y no de egoísmo, de estrega y solidaridad es esta obra, como decía el Ché, el comunismo es un acto de conciencia.

2 comentarios en “¿Quién dijo que todo está perdido?

  1. Pingback: ¿Restituir el águila imperial yanqui al momumento frente al Malecón de la Habana? | El Adversario Cubano

  2. Pingback: ¿Restituir el águila imperial yanqui al momumento frente al Malecón de la Habana? |

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s