José Martí y el socialismo

Todas las grandes agencias de prensa se hacen eco  de la enfermedad de Hugo Chávez, su dice que tiene cáncer y se hacen pronósticos adversos. Hugo Chávez tiene cáncer, repiten con regocijo, el hombre del socialismo del siglo XXI es blanco del odio de los ricos de este mundo, como lo fueron Carlos Marx y Lenin, como lo es Fidel. José Martí fue objeto de calumnias y ataques de los poderosos que temían y temen a sus ideas, por eso tratan de desvirtuar su pensamiento. El enemigo conoce el valor de las ideas, por eso combate a esos hombres luz.

Mucho se ha tergiversado la opinión que el Apóstol expresó en dos artículos sobre el socialismo. La futura esclavitud, título de un libro de Herber Spencer sobre un tipo de socialismo que se aspiraba implantar en Inglaterra y los apuntes que publica Martí a raíz de la muerte de Carlos Marx, en 1883.

Estos dos textos de José Martí, completamente descontextualizados, han servido de base al ataque de los enemigos de la Revolución al socialismo. Lo que mayormente se utiliza del texto de Spencer, como dicho por Martí, es la referencia que hace el autor sobre el pensamiento de Spencer al respecto, no significa que el Maestro compartiera las ideas de Spencer. Después de poner en manos del lector varias opiniones del destacado pensador respecto a los peligros que acarrearía para Inglaterra aquel tipo de socialismo y comentar algunas de ellas, Martí lo intima al final del artículo.

Y en todo este estudio apunta Herbert Spencer las consecuencias posibles de la acumulación de funciones en el Estado, que vendrían a dar en esa dolorosa y menguada esclavitud; pero no señala con igual energía, al echar en cara a los páuperos su abandono e ignominia, los modos naturales de equilibrar la riqueza pública dividida con tal inhumanidad en Inglaterra, que ha de mantener naturalmente en ira, desconsuelo y desesperación a seres humanos que se roen los puños de hambre en las mismas calles por donde pasean hoscos y erguidos otros seres humanos que con las rentas de un año de sus propiedades pueden cubrir a toda Inglaterra de guineas. Nosotros diríamos a la política: ¡Yerra, pero consuela! Que el que consuela, nunca yerra.

El Maestro comenzaba sus trabajos comentando siempre de manera general el tema que quería tratar. Sin afirmarlo ni refutarlo, de ahí que se hayan dado por suyas muchas opiniones con las que finalmente estuvo en desacuerdo. Luego iba analizando parte a parte, yendo a la raíz de cada aspecto hasta que arribaba junto al lector a las conclusiones finales.
Si se lee el escrito completo y no la parte que conviene a los eternos manipuladores de la realidad, veremos que Martí, se refiere a un socialismo que tiene poco que ver con el que muchos años después triunfaría en Rusia y mucho menos que ver con el socialismo que llevaría adelante la Revolución cubana desde 1959 (y pongo 59 con toda la intención del mundo) El proyecto socialista inglés tenía mucho de embrión y más de utopía.

Los apuntes de Martí a raíz de la muerte de Marx han sufrido peor suerte, citados a medias, es sin ninguna ética falseada su escritura y presentado por partes.

Ved esta gran sala, Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles, merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de hallar salida a la indignación, de modo que la bestia cese, sin que se desborde, y espante. Ved esta sala: la preside, rodeado de hojas verdes, el retrato de aquel reformador ardiente, reunidor de hombres de diversos pueblos, y organizador incansable y pujante. La Internacional fue su obra: vienen a honrarlo hombres de todas las naciones. La multitud, que es de bravos braceros, cuya vista enternece y conforta, enseña más músculos que alhajas, y más caras honradas que paños sedosos. El trabajo embellece. Remoza ver a un labriego, a un herrador, o a un marinero. De manejar las fuerzas de la naturaleza, les viene ser hermosos como ellas.

New York va siendo a modo de vorágine: cuanto en el mundo hierve, en ella cae. Acá sonríen al que huye; allá, le hacen huir. De esta bondad le ha venido a este pueblo esta fuerza. Karl Marx estudió los modos de asentar al mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rotos. Pero anduvo de prisa, y un tanto en la sombra, sin ver que no nacen viables, ni de seno de pueblo en la historia, ni de seno de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido gestación natural y laboriosa. Aquí están buenos amigos de Karl Marx, que no fue sólo movedor titánico de las cóleras de los trabajadores europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer bien. El veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha.

José Martí cuando habla de socialismo, sobre todo en la carta que dirige a Fermín Valdés Dominguez, se refería  al anarquismo, traído y puesto en práctica en los Estados Unidos por millones de emigrantes europeos. La ignorancia y la mala intención excluyen que en esa misma época Federico Engels, expresaba opiniones muy similares a las del Maestro sobre esa forma extrema de lucha y concepción político-social y años más tarde Vladimir Ilich Lenin combatiría con su pluma y su acción al anarquismo.

No se puede negar que entre los fundadores del Partido Revolucionario Cubano, estuvieron presentes varios socialistas Ahí están Carlos Baliño (fundador junto a Julio Antonio Mella del primer Partido Comunista de Cuba, en 1925), Diego Vicente Tejera (fundador del primer Partido Socialista cubano, en 1899) y el propio Fermín Valdés Domínguez.

Sería bueno que se leyeran también los manipuladores de la realidad y los ignorantes de turno a los que tan bien criticó el Apóstol, aquellos que consumen literatura extranjeriza, confusa e incompleta, en idiomas que no dominan bien, pues no tienen la cultura suficiente para hacer un análisis correcto de lo que leen, sería muy bueno que leyeran algunos textos suyos relacionados con la explotación capitalista y específicamente con los Estados Unidos, país que conoció a fondo y que según criterio de expertos norteamericanos lo califican como uno de los más perspicaces estudiosos de esa sociedad en el siglo XIX.

De José Martí no se puede afirmar que era socialista, pero muchos de sus amigos más cercanos si lo eran. Charles A. Dana, editor del periódico The New York Sun, compartió una gran afinidad con Martí y Dana era el editor que Marx y Engels tenían en Nueva York. Ya mencionamos en párrafo anterior a Tejera, Baliño y Fermín. Nunca se afilió a un partido socialista, pero creó un partido de nuevo tipo para enfrentarse al autonomismo, a los oportunistas, al anexionismo y lograr sobre bases nuevas la independencia de Cuba. No olvidar que él ligó su suerte con los pobres de la tierra y por ellos murió en combate, por fundar una República nueva, donde la ley primera fuera el culto a la dignidad plena del hombre, cuestión esta ajena al sistema capitalista.

3 comentarios en “José Martí y el socialismo

  1. Oigame compañero “intelectual”, el unico que han tergiversado y descontextualizado el ideario martiano ha sido el regimen cubano, que lo ha desvirtuado para justificar el socialismo caudillezco, donde un solo hombre raina como soberano sobre el destino de todo un pueblo.

    Y para esa labor de “reinterpretacion” de Marti, utilizan a seudointelectuales cuya obra mas destacada ha sido la delacion.

    A ver si dejamos ya de decir tonterias, que los cubanos sabemos bien de que pata cojean todos ustedes, que reciben prebendas por apoyar una dictadura.

    La patria volvera a ser de todos los cubanos y entonces la memoria de Marti descansara en paz, porque no le usaran mas para justificar tanta injusticia.

    Me gusta

  2. Pingback: Política made in USA: Sexo, basura y golpes bajos. « El Adversario Cubano

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s